Helicobacter pylori

La historia del helicobacter pylori es uno de los capítulos más interesantes y más complejos en la historia de la gastroenterología.

Hace más de 10 años un gastroenterólogo australiano y Premio Nobel, el Dr. Barry Marshall, propuso que la gastritis y las úlceras podrían estar causadas por el helicobacter pylori. En la actualidad, las recomendaciones de cómo y cuando deben realizarse los tratamientos contra el helicobacter pylori, siguen actualizándose.

La siguiente información es para ayudarle a entender la importancia de esta bacteria y porqué su médico puede, o no, recomendar su tratamiento.

¿Cómo se contraen las bacterias?

Generalmente la bacteria entra en el estómago antes de los 10 años de edad. Se cree que se transmite entre los niños por contagio directo. Puede transmitirse a través de los alimentos o por una deficiente higiene en el lavado de las manos (contagio boca-mano).

El helicobacter pylori es muy común y el 50% de adultos son portadores de la bacteria.

Existe poco riesgo de contagiar la bacteria entre adultos o de los adultos a los niños si se cumplen las precauciones básicas de higiene. Estas precauciones incluyen el lavado de las manos después de usar la taza del baño y antes de preparar los alimentos.

¿Dónde viven las bacterias?

En el estómago normal están presentes muchas bacterias.

La bacteria Helicobacter Pylori (HP) tiene características especiales que le permiten sobrevivir en el estómago.

La bacteria HP es capaz de producir una sustancia especial que le permite pasar a través de la capa de moco que protege el revestimiento del estómago.

Esa capacidad para ocultarse debajo de la capa de moco, en ocasiones hace difícil erradicar a la bacteria.

¿Qué problemas causan las bacterias HP?

Se sabe que las bacterias de HP no causan problemas a todos los que están infectados por ella.

La mayoría de personas infectadas no presentan ningún problema en absoluto.

En algunas personas, se cree que las bacterias de HP dañan las células que recubren el estómago y la pared duodenal, permitiendo que el ácido penetre este revestimiento y cause inflamación y /o úlceras.

En esos casos, los medicamentos que disminuyen la secreción de ácido pueden curar la inflamación o la úlcera de forma puntual, pero si no se trata el HP, como las bacterias siguen en el estómago, la enfermedad volvería a producirse en el futuro.

¿Qué papel juega el HP en las enfermedades gástricas y duodenales?

Ulcera gástrica y duodenal

En la actualidad existen pruebas convincentes de que las bacterias de HP juegan un papel importante en el desarrollo de úlceras gástricas y duodenales.

Existen otros factores que intervienen conjuntamente con la bacteria de HP: el exceso de secreción de ácido gástrico, el hábito de fumar y la toma de antiinflamatorios no esteroideos (AINES).

Cualquier tratamiento para curar la úlcera, debe pasar por un tratamiento para erradicar el HP.

Ardor gástrico (pirosis)

Se cree que la bacteria HP no es responsable de la acidez gástrica.

No obstante, en pacientes que deben ser tratados de acidez gástrica durante mucho tiempo, se aconseja tratar el HP como precaución.

Dispepsia (digestión dificultosa)

En esta afección, cuando realizamos la gastroscopia, el estómago puede estar inflamado o puede aparecer completamente normal.

La mayoría de pacientes con dispepsia no mejoran tras realizar el tratamiento para erradicar la bacteria HP.

El médico decidirá si tratar o no la bacteria HP, dependiendo de los síntomas y de la respuesta a otros tratamientos.

Otras enfermedades gástricas y duodenales

Actualmente, el papel de las bacterias de HP en otras enfermedades del estómago, no está claro.

Recuerde que la mayoría de la población portadora de HP no presenta problemas.

Tratamiento del Helicobacter Pylori

El tratamiento de las bacterias de HP puede ser difícil e implica la toma de varios medicamentos.

Es muy importante realizar el tratamiento completo y sólo suspenderlo por orden de su médico, cuando la reacción adversa a alguno de los medicamentos así lo aconseje.

Dependiendo de su enfermedad de base, el médico puede sugerir una prueba de aliento para ver si se ha erradicado el HP o una gastroscopia que demostrará si persiste la infección por HP y si la inflamación y/o la úlcera se han curado.

Ante cualquier duda o inquietud sobre su salud puede contactar con Endos Medicina. Nuestra máxima preocupación es su salud y su bienestar.

 
© Endos Medicina, 2012 | Aviso legal | Créditos Avda. Vallcarca, 151-161 | 08023 Barcelona | Tel. 934 340 416