Cáncer de colon y recto

El cáncer de colon y recto es muy frecuente en nuestro país. Su incidencia anual es de 40 casos por cada 100.000 habitantes.

En nuestro país supone la segunda causa de muerte por cáncer y afecta por igual a ambos sexos.

La frecuencia del cáncer colorrectal aumenta con la edad. El riesgo de padecer cáncer colorrectal antes de los 40 años es del 5%. La frecuencia del cáncer colorrectal aumenta a partir de los 50 años y tiene su incidencia máxima a los 70 años.

La curación depende de un diagnóstico precoz

Los pólipos

Se conoce ampliamente la transformación de un pólipo en cáncer. Más del 80% de cánceres colorrectales se han formado a partir de un pólipo.

Los pólipos de colon y recto suelen ser asintomáticos, aunque pueden producir sangrado, dolor abdominal y/o diarrea.

Dado que cualquier pólipo intestinal puede convertirse en cáncer, todos los pólipos intestinales deben ser extirpados.

Factores de riesgo

Dado que los pólipos suelen ser asintomáticos, aunque pueden dar signos de sangrado, dolor o diarrea, es necesario establecer unas pautas preventivas poblacionales para cribar y prevenir el cáncer colorrectal. Estas pautas preventivas varían según sea el riesgo de cada persona.

RIESGO ELEVADO:

  • Uno o más familiares de primer grado afecto de cáncer colorrectal o pólipos.
  • Antecedentes personales de cáncer o pólipos intestinales
  • Pacientes afectos de enfermedad inflamatoria intestinal

RIESGO MEDIO:

  • Pacientes asintomáticos de edad superior a 40 años

RIESGO BAJO:

  • Pacientes de menos de 40 años, sin síntomas y sin factores de riesgo elevado.

Pautas preventivas

La colonoscopia es la exploración “estándar de oro” para la prevención del cáncer colorrectal.

Estudios estadísticos de cohortes han demostrado que la colonoscopia, pese a sus limitaciones, es capaz de evitar el 80% de cánceres colorrectales.

Para decidir cuándo debe realizarse la colonoscopia, deberán valorarse el riesgo personal y los síntomas de alarma.

Los riesgos se han definido más arriba.

Los síntomas de alarma
más importantes son: el sangrado con las deposiciones, cambio persistente del ritmo intestinal (estreñimiento alternado con diarrea) y/o dolor abdominal.

Según estas condiciones y de forma general:

  • Las personas de riesgo elevado deberían realizarse una colonoscopia a los 40 años de edad o antes si presentan algún signo de alarma.
  • Las personas de menos de 40 años, sin factores de riesgo elevado pero con signos de alarma, deben consultar de inmediato al médico y él evaluará la necesidad o no de una colonoscopia.
  • Las personas de más de 40-45 años, sin factores de riesgo elevado y sin signos de alarma, deberían realizarse una colonoscopia preventiva.

Tras la realización de la primera colonoscopia y dependiendo de los hallazgos de la exploración, se hará una pauta preventiva individualizada para cada paciente.

Siempre que existan signos de alarma debe consultar de inmediato a su médico, él le informará de qué hacer.

Más información sobre cáncer colorrectal.

Ante cualquier duda o inquietud sobre su salud puede contactar con Endos Medicina. Nuestra máxima preocupación es su salud y su bienestar.

 
© Endos Medicina, 2012 | Aviso legal | Créditos Avda. Vallcarca, 151-161 | 08023 Barcelona | Tel. 934 340 416